es Español
es Español
Viajar con niños a Marruecos

Viajar con niños a Marruecos

Los niños aman Marruecos y Marruecos ama a los niños.

A todos los niños ya sean mayores o pequeños lo que más les agrada es el desierto, y si puede ser el Desierto de Merzouga, mucho mejor, ya que es más amplio y sus dunas más altas y extensas.

A los más pequeños les encanta correr por las dunas, subirse y tirarse como si fuera un tobogán una y otra vez, la arena no se queda pegada a la piel, no tiene humedad por tanto es cómoda y se desprende rápidamente.

Montar en camello, más bien dromedario, ya que allí sólo hay dromedarios,  es otra actividad que les fascina ya que están en contacto con un animal, que es apacible y tranquilo, en un escenario idílico y nada peligroso. Los niños más adultos pueden pasear en Quad ( recomendable ponerse casco, aunque los autócnos no lo lleven e ir acompañado con guía profesional ) , también pasear en buggies que los hay de dos y de cuatro plazas, o montarse en el cuatro por cuatro por las dunas y los más intrépidos recorrer la “gran duna” . También “esquiar” , sí, esquiar propiamente dicho, te subes a la duna te pones los esquíes y a volar…

La mayoría de hoteles en el desierto de Merzouga tienen pisicina, así que si dedicís viajar en verano  los niños van a pasárselo bomba con su actividad preferida, el baño, si bien hay que llevarse protección y jamás tomar el sol en el desierto de la misma forma como lo hacemos en nuestros países de origen, allí el sol incide mucho más fuerte, toda precaución es buena. Por la noche si dormís en jaimas vuestros retoños podrán bailar al son de los tambores, se lo pasarán pipa….

Los baños Hamman son otra buena opción les relajará y la piel les quedará suave y exfoliada lo mismo que a los adultos.

En Marrakech lo que más les va a gustar es la Plaza de Jama el F’na, porque allí es todo caótico, ruidoso, iluminado, ideal para ellos, está repleto de puestos ambulantes, en unos hay serpientes, en otros monos, en otros palomas domesticadas para que se posen en ti, puestos de ricos zumos, de comida, una gran variedad para sus sentidos..

En Fez el lugar donde se van a sentir más cómodos ellos y vosotros será en la Medina, ya que es una zona peatonal, donde no pasan coches, como mucho te puedes encontrar burros con carros y alguna moto, así que correrán a sus anchas y disfrutarán del singular y exótico movimiento de sus gentes de sus calles estrechas.

Los marroquíes tratan muy bien a los niños, son muy queridos y bienvenidos, si tienen hambre podéis darles sin miedo la leche fresca de sobre de plástico que venden en las tiendas de ultramarinos, que por cierto a vosotros también os encantará, o los famosos yougurt de frutos del bosque de Jamila, buenísimo también.

No tengáis miedo de viajar con niños a Marruecos porque tengan la edad que tengan disfrutarán del viaje igual o más que los mayores.